Coeditada por Carmen Membrilla Olea (España) y Cecilia Ortiz (Argentina); bajo la infinita ilusión de unir voces literarias pertenecientes a países y continentes distintos.

revistagealittera2014@gmail.com
IBSN: 14-08-2014-55

martes, 9 de febrero de 2016

ANA OSUNA TRILLO





ANA OSUNA TRILLO

Nací en Cazalla de la Sierra, pueblo ubicado en uno de los extremos de Sierra Morena, provincia de Sevilla; donde mi padre ejercía la medicina y, cuando la economía de casa ya no era tan apretada (después de una guerra y una posguerra). Mi padre era un hombre muy humanitario, fue poeta y además un médico muy querido en todos los pueblos de la comarca de la Sierra Norte, desde donde iban los pacientes en autobús a su consulta.
Mis primeros recuerdos, por tanto, son de Cazalla; allí realice mis primeros estudios, soy la menor de seis hermanas y hermanos, que crecimos bajo el sol de Cazalla de la Sierra y con el fuerte frio del invierno.
A los 17 diecisiete años marcho a Madrid a estudiar. Los recuerdo como los años más felices de mi vida. En esa ciudad me gradúo de maestra y ejerzo como tal, me caso y tengo a mi única hija: María.
La vida es movimiento y cambios, y es entonces cuando las circunstancias me llevan a América en el verano de 1977. Llego a Caracas, allí vivo y trabajo, allí encuentro nuevas voces y esa cultura lejana que ya saboreaba desde su literatura, desde sus autores. Soy lectora desde muy niña y desde esa vocación y desde ese placer entre las páginas de los libros, fue que llegué al mundo de aquella biblioteca donde trabajé durante mis años en la ciudad de Caracas. Nuevas amistades, muchas experiencias y actividades realizadas en el recinto de ese centro cultural que son las bibliotecas públicas.
Idas y venidas, caminos de idas y regresos, de eso se trata la vida, así es, como en Caracas, estuve hasta septiembre de 1984. Conmigo quedaron las experiencias, las amistades, la vida vivida.

Sevilla me recibe a mi llegada y allí resido desde esos tiempos de mi regreso a España. La literatura sigue a mi lado, llenando mi existencia. Retomo los lienzos de mi adolescencia, simultaneándolos, después con los relatos y la poesía.

1 comentario:

  1. Yo la conocí en Caracas y la recuerdo como un personaje encantador. Sentí mucho que se regresara a su amada España tan pronto. Su obra tiene que ser muy buena. Saludos. Soy Hilder.

    ResponderEliminar